Instituciones tutelares

Los sujetos protegidos por las instituciones tutelares previstas legalmente son los siguientes:

Por un lado, los menores de edad, es decir, las personas menores de dieciocho años. La guarda y protección de los hijos menores de edad no emancipados corresponde a los padres (en algunas normativas forales también a otras personas) con autoridad familiar para su crianza y su educación.
En el caso de que los padres falten, situación de los niños huérfanos, estos menores están privados de autoridad familiar de hecho e incluso hallarse en una situación de desamparo, lo que supone la necesidad de guarda y protección tutelar.

Por otro lado, el caso de los incapacitados. Se puede establecer en general que el incapacitado mayor de edad, fuera de los caso de prórroga o rehabilitación de la autoridad familiar, necesita esta institución y el régimen aplicable.

Las instituciones tutelares que se reconocen son la tutela que suple la falta de capacidad del menor o incapacitado que puede ser real y/o personal. Además, también se prevé un régimen de curatela por la que se completa la capacidad de algún sujeto. También, se configuran otras instituciones tutelares dentro del Derecho privado como el defensor judicial y la guarda de hecho.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE