La filiación

La filiación es el vínculo jurídico que existe entre un padre o una madre y sus hijos, existiendo por tanto la filiación paterna y la filiación materna. Tiene una dimensión biológica, derivada de la generación, y una dimensión jurídica, pero ambas no siempre coinciden; por ello se tiende actualmente a hablar de progenitores (padres biológicos) y padres.

La filiación puede ser matrimonial y no matrimonial, según si los padres han contraído o no matrimonio, estableciéndose un principio de igualdad en todas las clases de filiación. Se permite la libre investigación de la paternidad, siempre que no vaya en contra del interés del hijo.

La filiación es una cualidad personalísima que influye en la identificación de la persona a través de los apellidos. Supone una cualidad extra commercium, irrenunciable, indisponible, imprescriptible y no cabe el ejercicio de la acción subrogatoria. Además, la defensa de la propia filiación es una manifestación de la protección de la persona misma. Su régimen jurídico está trascendido por el interés público, que se encargará de que los padres cumplan con el deber de prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos fuera y dentro del matrimonio.

Podrá determinarse por naturaleza, (filiación matrimonial y no matrimonial) o por adopción.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE