La separación

La separación de una pareja se produce cuando cesa la convivencia conyugal. Normalmente, se apela a una resolución judicial que va a decretar el instituto jurídico de la separación. Esta separación judicial desempeña varias funciones: puede servir como mecanismo autónomo de solución de crisis matrimoniales, como paso previo a la solicitud del divorcio, o como tiempo de reflexión antes de solicitar el divorcio.

La separación puede ser de Derecho, la judicial, o de hecho. De Derecho significa que ha sido decretada por la resolución judicial que antes mencionábamos; y de hecho, cuando los cónyuges dejan de vivir juntos simplemente, y se pierde la voluntad de mantener la comunidad de vida, bien de común acuerdo, bien por voluntad de uno solo de ellos, pero sin que exista una resolución judicial. Por tanto, con la separación judicial cesa la obligación de convivencia y con la de hecho, simplemente se incumple.

Si no tiene muy claro si desea disolver su matrimonio, pero quiere cesar la convivencia, lo ideal es que pregunte a sus abogados por la separación. Juntos, se pueden redactar acuerdos con la previsión de las consecuencias de la separación, así como los efectos que queramos que produzca. Si desea consultarnos, no dude en visitar nuestro despacho en Madrid, o llamarnos para exponernos su caso, le ofreceremos una atención personalizada y un asesoramiento hasta el final.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE