Régimen de gananciales

Ante la celebración de un matrimonio los cónyuges deben concluir cual es el régimen económico que regirá en adelante para su vida en común sobre las rentas que se generen a partir de ese momento.

Uno de las opciones planteadas por nuestro ordenamiento jurídico es el denominado régimen de gananciales o sociedad de gananciales.

Este régimen supone que las ganancias o beneficios que los esposos obtengan de manera indistinta se hacen comunes desde el momento de la celebración del matrimonio.

En caso de que el matrimonio se disuelva y se haga necesario realizar la liquidación del régimen económico – matrimonial se atribuirá en partes iguales el patrimonio que hubieran acumulado los esposos desde el momento de la celebración del matrimonio, con independencia de la aportación que cada uno de ellos haya realizado a la masa común.

A pesar de que esta es la regla general, hay algunos bienes que no pasan a formar parte de las ganancias comunes y son calificados como privativos. Los bienes que eran propiedad de alguno de los cónyuges previamente a la celebración del matrimonio son privativos. Tampoco engrosaran el caudal común los bienes que reciban los cónyuges a título gratuito a través de donaciones o herencias.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE