Responsabilidad sobre las acciones de los hijos

La patria potestad reúne un conjunto de derechos y deberes sobre los descendientes y sus bienes. Del mismo modo, la tutela también habilita a aquel designado como tutor a regir sobre los asuntos que afecten al menor a nivel personal y económico.

Una de las consecuencias de este hecho es que los padres y tutores serán responsables de los daños que pueden causar los menores de edad o incapacitados bajo su guarda.

La responsabilidad por estos daños se basa en que como guardadores de los menores o incapaces es necesario mantener un deber de vigilancia sobre los hijos, de modo que en el caso de que se produzcan daños se presume que este no ha existido.

Bien es cierto, que la Ley deja abierta la posibilidad de que si los padres o guardadores en general prueban de manera suficiente que en el momento de los hechos se cumplía con el deber de vigilancia manteniendo la diligencia debida para prevenir el daño ocasionado, es posible que su responsabilidad se extinga.

En el caso de que las actuaciones de los hijos constituyan un acto delictivo, los padres tienen la obligación de hacer frente a la indemnización civil correspondiente con su patrimonio propio.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE